Las fans de Facebook…

La Ciudad Facebook es lo que era el barrio en otra época: jugamos con nuestros amigos, nos gritamos cosas de cuadra a cuadra, nos contamos chistes, compartimos canciones y prestamos atención a lo que hace el chico que nos gusta.

Pero una de las diferencias es que se hace bajo la mirada en simultáneo de un mínimo de 500 personas que tienen la posibilidad de “chequear” si vieron bien. Así no hay quien pueda resistir archivo. Hay hechos que aparecen ahí, una y otra vez resultado de megusteos de amigos facebookeanos, resucitando emociones que creímos poder- a duras penas- calmar.

Me di cuenta que en la época de La Ciudad Facebook es muy complicado estar de novia. Primero porque las novias somos intuitivas y observadoras. Es una especie de súper poder que desarrollamos en cuanto cambia nuestra disponibilidad sexual.

De repente empezás a ver a una muchacha que de la nada es amiga de Facebook de tu chico y le “megustea” absolutamente todo. Obviamente entrás a ver su foto de perfil, ahí te quedás tranquila o te preocupás: si ves que postea cartelitos del tipo “Acción Poética Córdoba” te quedás tranquila. Si ves que postea graphs que dicen “La vida es más fácil si la vivís con los seres amados” te quedás tranquila. Si ves que postea música de Arjona o de Abel Pintos también. El dilema acaece si ves que es muy linda o muy inteligente o tiene mucha onda…ahí hay que hacer uso del yoga, del Alplax y de  todos los libros de Osho de los que tengas conocimiento.

Si no tienen amigos en común, por ejemplo, estamos frente a otro tema; es que algo pasó o eran las intenciones primordiales de esa nueva interacción…pasaría a ser una especie de ex: ex amante, ex novia, ex levante, ex garche, ex ex ex. La amenaza de “un ex” ¿Qué hacer en ése caso? la escena de celos por los contactos de Facebook ¿da? a mí me da vergüenza ajena.

Con un ex novio tenía el siguiente problema: él agregaba nuevas amigas pendejas a la red social…una persona que según sus palabras “no entendía nada de Facebook” y yo le preguntaba. Al tercer cuestionamiento que le hice supe que ya estaba bueno de eso, que estaba cansada de ese rol ridículo. Decidí que era más importante sentirme bien conmigo misma que preguntar algo que obviamente iba a ser negado. ¿La verdad es una opción en las parejas? ¿O se sobreentiende que es como Mordor, una de las tierras ficticias del Señor de los Anillos? Tema de otro post.

Desde esa relación que si pido una computadora prestada a mi chico le digo “necesito usar tu computadora ¿puede ser?” “si, dale…” “¿te fijás si dejaste abierto algo?” “no, usala” “no, dale…fijate si dejaste abierto… ALGO” (con tono de ‘che hacemela más fácil por dios que si estás histeriqueando con alguien no lo quiero saber’) y una termina quedando como una pesada por hacer de algo tan simple una situación estresante. Pero quiero saber lo que quiero saber, no puedo lidiar con todo.

A mí nunca me fue bien siendo Fan de nadie más que de mí misma. Nunca quise ser parte de esa raza de golfas obsecuentes que le festejan cualquier cosa a un tipo por un levante. La frase ojos que no ven corazón que no siente es ya un apostolado de Facebook. Y la dignidad una elección.

 Por Lula Boix

Share Button

One thought on “Las fans de Facebook…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Sos humano? *