Entre calle Borges y un buen post

Caminando por calle Borges pregunté cómo seriamos vos y yo discutiendo, una semana más tarde pude observar como de hecho lo éramos. El punto central es que una persona que quiere escribir lo debe hacer en un documento de texto que tenga corrector de texto (valga la redundancia), debe separar cada párrafo con un “enter” y debe pensar un título que atrape, una bajad que informe y un cierre que deje pensando. Cumplir con todo eso es prácticamente como pedirte que te dejes el pelo largo, pedirme que no coma caramelos o exigir a los argentinos que respeten la Pedestrian Priority.

 

Dejo un renglón y continúo con el siguiente párrafo. La persona que desea escribir se debe soltar a las ideas que surgen y se tejen en palabras y oraciones, animarse a un pegote que no combina nada con nada y confiar  que el proceso creativo le va a entregar un final que hilvane y haga nudo con todas las ideas que se plantearon en el relato. Eso es lo que estoy haciendo en este momento mientras espero que la magia de tipología arial  12 conjugue en una oración que demuestre la relación entre mi planteo catastrófico sobre el pronóstico de posibles peleas con mi chico y esta patética y barata clase de cómo escribir un post copado en un viaje de 7 horas de Córdoba a Ceres.

Pero sigamos así, porque soy es tan feliz, yo soy tan fresca, hace casi 30 días que no actualizo el blog y san google y lo que renegué por el server /hosting (no sé cuál es la diferencia) me exigen en su honor actualizaciones periódicas.

Una persona que quiere escribir debería pensar por qué quiere escribir. ¿Deberíamos prohibir los blogs de despecho? Escuchame vos que tenes novio ¿te parece que podes hablar de blogs de despecho? Eso dejaselo a los chicos a los que la novia los engañó con el coordinador de Bariloche.

También seamos sinceros, no hay momento más creativo que aquel en el que el corazón se encuentra “partido en mil pedazos”. La gente que logra secarse del cliche del éxito prometido luego de la superación de la ruptura logra producir buenas cosas, los que realizan una apoteosis del aprendizaje de que lo/la hayan dejado y una exacerbación de las bondades de la vida en soledad suelen acompañar sus producciones graficas con fotos en las que salen vestidas como perras pero con cara de Missing Children.

Este es el mejor ejemplo que encontré, no se le ve la cara, pero bue, texto y foto ya es suficiente:


Otra gente simplemente es. “simplemente vos ya sos” un gran concepto. Ya somos, miro el peaje mientras pienso ¿qué somos? ¿Tiburones? No hay explicación, como tampoco hay relación entre que caminando por Borges yo me pregunte cómo van a ser nuestras peleas, ni que intente explicar cómo hay que escribir para mí. Por más que lo pidas y ruegues, si queres una buena nota escribila vos, no esperes la gacetilla.

Llegamos a Morteros, a comprar sanduches se ha dicho

Share Button

One thought on “Entre calle Borges y un buen post

  1. Pasando revista en contentos contenidos, leo muchas cosas que van con mi onda, hoy, depues de mucha agua bajo el puente. Tenés razón porque escribir sino te sacan de no se que, no pasarte de tantas palabras porque sino , no se que, y todo asi, parece que es más importante parecer que ser, ya se que vos los practicás mucho antes que yo , “soy lo que soy” real no el título de una cancíon , segui plasmando tus pensamientos cuando tengas ganas y a la mierda……………

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Sos humano? *